El bronceado

A las mujeres y hombres de nuestros días, especialmente a los que vivimos en las culturas occidentales, nos gusta vernos morenos y bronceados. Pero esto no ha sido siempre así ni es lo mismo en todas las culturas.

El método más natural de broncearnos es a través de los rayos del sol. El sol tiene además muchas ventajas para nuestro organismo, como por ejemplo, nos ayuda a que tengamos huesos más fuertes, colabora en el tratamiento de ciertas enfermedades y nos levanta el ánimo. Pero el sol también tiene ciertos peligros, por lo que no podemos broncearnos al sol sin más. Si queremos broncearnos o vamos a estar expuestos al sol durante un tiempo, debemos de tener un cuidado muy especial con el sol y los peligros que entraña. Debemos utilizar protector solar, y evitar la exposición solar durante las horas críticas. Si no lo hacemos así, podríamos comprometer gravemente la salud, si no prestamos la suficiente atención a las recomendaciones que se nos hacen a la hora de elegir la forma como vamos a broncearnos. Si estás siguiendo algún tratamiento, como por ejemplo un tratamiento para el acné, siempre es importante consultar con el médico especialista si nuestro organismo puede exponerse a los diferentes tratamientos, y que posibles efectos secundarios y contraindicaciones tiene cada uno de ellos.

Hay que recordar que el tono oscuro de la piel es una forma de protección con la que cuenta el cuerpo para protegerse de agentes externos. Cuando la piel se oscurece a la vez se engrosa para que esta tenga la capacidad de proteger los órganos internos del exceso de calor y radiación solar.

En los últimos años han crecido los casos de cáncer de piel, y otras afecciones relacionadas a la exposición incorrecta a los rayos UV, y se ha abierto el debate sobre si es necesario abandonar la moda de lucir una piel bronceada y hasta de limitar las actividades al aire libre.

Lo cierto es que las personas se niegan a abandonar el sueño de lucir un bronceado radiante todo el año, por lo tanto es necesario conocer otros métodos para obtener un color moreno aún siendo difícil disfrutar de el contacto con el sol.

A la hora de decidir lucir una piel bronceada nos encontramos con muchos métodos, naturales o artificiales que se ofrecen y recomiendan en el mercado, desde broncearse al sol, con protección solar, acorde al tipo de piel, hasta las píldoras bronceadoras, pasando por autobronceadores, camas solares y activadores del bronceado. Es muy importante informarse sobre que tratamientos son seguros y dan resultados satisfactorios.