Beneficios y Ventajas de broncearse al sol

Los “baños de sol” pueden transformarse, en una especie, de terapia curativa. Además de los beneficios estéticos, broncearnos gradualmente al sol puede generarnos muchos otros beneficios. Los baños de sol refuerzan los tratamientos para ciertas enfermedades y ayudan a prevenir muchas otras.

El cuerpo necesita para formar y fortalecer huesos y dientes el calcio, pero este no se absorbe fácilmente por nuestro metabolismo. Para facilitar la absorción del calcio en nuestro organismo, necesitamos vitamina D. Algunos alimentos son fuente de vitamina D, pero tenemos que consumirlos diariamente y en cantidades adecuadas para que cumplan su cometido. Nuestro cuerpo está capacitado para sintetizar esta vitamina más rápidamente gracias a la acción del sol. Una exposición adecuada puede funcionar como complemento de algunos tratamientos.

Esta terapia es adecuada para:

  • Ayudar en el tratamiento de las enfermedades reumáticas (como la artritis).
  • Prevenir el raquitismo.
  • Calmar dolores hepáticos, renales, cólicos intestinales, afecciones del aparato digestivo y urinario.
  • Disminuir los problemas que presentan algunos tipos de alergias.
  • A largo plazo, puede proteger a una persona de sufrir esclerosis múltiple.
  • Puede ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer (de colon, de ovarios, de próstata y de mama).
  • Tiene un efecto analgésico y antiespasmódico sobre los músculos.
  • Acelera los cambios celulares y los procesos de oxidación
  • Es vasodilatador y ayuda al sistema circulatorio.
  • Puede ayudar al tratamiento contra la psoriasis y otras enfermedades de la piel
  • Ayudan a la recuperación en todas las enfermedades en las que la vitamina D puede colaborar en el tratamiento.

No olvidemos que el Sol es la fuente principal de vitamina D. Igualmente es importante y necesario conocer los peligros de broncearse al sol.